domingo, 30 de diciembre de 2012

Terminando el 2012


    

    Ya le queda poco al 2012, y como todos los finales de año, muchos de nosotros echamos la vista atrás para hacer un balance de todo lo que nos ha acontecido durante estos 365 días pasados. Yo debo decir que este año no ha sido ni bueno ni malo, salvo por ver crecer a mi hija que es lo que realmente lo salva. 

     Profesionalmente sigo trabajando en el mismo lugar donde estaba, que según los tiempos que corren, ya es bastante, y mi marido también. Otros familiares cercanos tampoco han cambiado mucho, a excepción de uno o dos que han sufrido algún cambio, pero que por suerte ahora están mas o menos estables. Espero y deseo que para el 2013 muchos que ahora no tienen un puesto de trabajo, consigan encontrarlo lo mas pronto posible. Mucho ánimo para ellos.

   En el terreno de la salud, pues tampoco nos podemos quejar, porque los tres nos encontramos perfectamente, y en cuanto a la familia mas cercana, mas o menos bien, sin enfermedades graves, pero también con algunas excepciones, que este último mes nos han entristecido bastante. Me refiero a que se ha ido una tía mía, a la cual hacía ya unos años que no veía, debido a que vivimos en zonas diferentes de España, y que ha sido una triste noticia para todos. Desde aquí quiero hacer un pequeño homenaje a todos aquellos seres queridos que ya no están con nosotros, pero que los llevamos para siempre en nuestro recuerdo.

     En lo sentimental, pues también ha sido un poco movido, papá y yo hemos tenido algún que otro enfado, pero nada que por ahora no tenga remedio, porque a veces, cuando una pareja llevan ya tiempo juntos, damos por hecho cosas, que en realidad es mejor hablarlas para no dar lugar a malentendidos, nosotros por suerte nos hemos dado cuenta de ello, y acabamos el año reforzados en nuestra relación.

     En las relaciones con amigos, pues mas o menos me encuentro estable, algunas amistades se han enfriado un poco, pero con la terminación del año he querido avivarlas para no quedarme con mal sabor de boca, y he encontrado reciprocidad, así que se podría decir que eso es algo positivo. Muchas veces tenemos que dar para recibir algo parecido, ¿no?

     Por último querría hacer una mención a parte a todas las nuevas "amistades" que he encontrado en la red, a las que día a día voy conociendo un poquito mas, y con las que a veces comparto muy buenos momentos, cuando leo lo que tienen que decir en sus respectivos blogs. Por mi parte es un placer recibiros también en el mio...   Espero y deseo que nos sigamos leyendo por aquí!!

 ¡¡ OS DESEO A TOD@S UN FELIZ 2013!! 

Besos a tod@s!!

sábado, 22 de diciembre de 2012

Los médicos y la lactancia

   

  Hace ya un tiempo que escribí una entrada, de hecho, fue una de las primeras, en la que    hablaba de lo que me sorprende que los médicos en general tengan bastante poca información a cerca de lo que es la lactancia y de que cuando una madre que da el pecho va a la consulta porque tiene algún problema de salud, que no sea grave, pero que precisa de alguna medicación, a veces nos encontramos con que estos profesionales no lo tienen demasiado claro. 

   El otro día leí que el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, a anunciado que a partir de septiembre, en dicha ciudad,  solo se dará leche de fórmula a los bebés por prescripción médica. Este alcalde es muy consciente de lo importante que es la lactancia materna, ojalá en España hubiera mas personal influyentes que se dieran cuenta de esto, y con ellos mas cantidad de profesionales de la salud informados suficientemente. Seguramente así las madres se sentirían mas respaldadas en esta importante tarea. Si quieres leer mi entrada pincha aquí.


Un saludo a tod@s!!

martes, 18 de diciembre de 2012

Programación infantil. Colaboraciones en De Mujer a Mujer



     Recuerdo que cuando yo era niña la programación infantil tenía poca cabida en la televisión española. En realidad por aquel entonces, la programación en general era bastante escasa, solo había dos canales. Mas tarde se incorporaron las televisiones autonomistas, pero eso no fue hasta el 89, en el caso de Canal 9, que era la que se veía en donde yo vivía por aquel entonces.  El caso es que recuerdo que cuando llegaba del cole, a eso de las 17.30 h, enchufaba la tele, y me ponía delante de ella hasta la hora en que terminaba la programación para niños.  

     Lo primero que "daban" era Barrio Sésamo, con Espinete y Don Pimpón,  donde además salían la Rana Gustavo, Epi y Blas, el Moustro de las Galletas, Coco, y otros muchos personajes. Cuando terminaba este programa ponían varias series de dibujos, no recuedo el orden, pero las que mas me gustaban eran Candy, CandySherlock HolmesLa Aldea de Arce, ... Luego recuerdo que también los fines e semana se hacía un hueco, que normalmente era a medio día y se alargaba hasta la sobremesa, en a apretada programación, para series infantiles, y las que mas recuerdo son Dartacan y los tres Mosqueperros, los Pequeñecos, y la inigualable Dragones y Mazmorras, y a veces por las tardes a también emitían los clásicos de siempre de la Warner Bros, con Bugs Buny, o el Correcaminos y el Coyote, o Dinsney con Mickey y sus amigos, y cómo no La pantera Rosa..., en fin muchos programas, pero que en aquella época a mi se me antojaba que los daban a cuentagotas, porque tenían unos horarios determinados y siempre estaba deseando que dieran alguno mas, pero al final terminaban cortando para seguir con programación de los mayores.

     Después de dar este pequeño repaso a algunos de los programas infantiles de mi época, me gustaría hablaros de los que hay en la actualidad. Hoy en día la cosa ha cambiado mucho, empezando por que hay un montón de canales que van dirigidos exclusivamente a la audiencia infantil. Canales como Baby tv, Clan tv,  Boing, Cartoonito, Disney Chanel,.... por citar algunos, pero hay muchos mas. 

     Hay mucha gente que dice que la televisión no es nada buena para nuestros pequeños, pero yo pienso que en la actualidad es un instrumento que no se puede ignorar, y del que se pueden extraer cosas buenas para ellos, según el uso que le demos. Depende de los programas que les dejemos ver, y de las circunstancias, por ejemplo creo que no es lo mismo que mi hija vea la tele sola, que si yo estoy sentadita a su lado para resolver todas las dudas que se le planteen mientras ve algún programa. Obviamente también es muy importante el tiempo que les dejemos ver la tele, y por supuesto, la edad que tengan.

     Como ya he comentado en alguna ocasión mi hija tiene 27 meses. Intento que  vea la tele lo menos posible, y selecciono los programas. Personalmente uno de los canales que mas me gustan es Baby tv, porque aunque es un poco repetitivo, todos los dibujos y pequeños programas que emiten son bastante inocuos, es decir, que no transmiten ningún tipo de valores con los que no estemos de acuerdo, y  casi todos son educativos. Un ejemplo de dibujos que parece inofensiva, pero que a mi no me convencen es Pepa Pig, al principio me parecía una serie muy divertida, pero cuando he visto unos cuantos capítulos encuentro que es un poco machista, porque presenta a una familia donde los roles de cada uno están bastante limitados, a saber, la mamá es la que cocina en casa, el papá es el que arregla las cosas, las niñas van de rosa y juegan a tomar el té, etc, cositas que  me molestan un poco como mujer que soy. Algo parecido me pasa con la serie Caillou. En general me parece bastante buena, porque es muy educativa, y me gusta cómo los papás educan a sus hijos, con cariño y comprensión, pero vuelvo a los roles que os comentaba antes, creo que es algo machista, y tampoco me gustan determinadas maneras en las que los papás intentan educar a Caillou.

     Entre las series de dibujos animados que selecciono para la peque están Pocoyó, Jelly Jamm, La casa de Mickey, Little Kindown, Mani Manitas, Los cuentos de la Amistad de Winnie de Pooh (aunque deberían ser menos repetitivos). También dejo que vea Bob Esponja, pero no demasiado, porque sus dibujos a veces me resultan un poco duros para una niña de 27 meses. Y una serie que no creo que sea para niños, al menos no para niños de menos de 5 años, o mas, es Hora de Aventuras, que me parece violenta, con imágenes bastante duras, y diálogos que no se adaptan a la mente infantil.



     Por último quería comentar que a parte de seleccionar series,  para mi ta resulta muy importante los horarios para ver la tele. No tengo un horario fijo, ni definido, y tampoco me gusta que mi hija vea la tele por mucho tiempo, pero lo que evito a toda costa es que vea dibujos animados después de cenar, porque me da la sensación de que se pone nerviosa, y le hacen que le cueste conciliar el sueño.

     En definitiva, creo que no es malo que nuestros hijos hagan uso de uno de las grandes avances del siglo XX, pero con moderación, con supervisión, y por tanto con una buena selección por parte de los padres.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Ese NO es "muy importante"


   

   
    Cuando mi hija era un bebé todo era mas sencillo. Si yo quería ir a la calle, lo único que tenía que hacer era cambiarla de pañal, vestirla con ropa apropiada y ocuparme de que estuviera bien comidita, para que luego no llorara y estar a gusto las dos. Había veces que se complicaba un poquito la cosa, porque se hacía caca en el último momento, o simplemente le entraba sueño y ya me daba penita despertarla para salir, pero en general no nos encontrábamos con demasiadas complicaciones.

    A medida que ha ido creciendo la cosa ha cambiado. Ahora ya no resulta fácil ni cambiarle un simple pañal. Tiene 27 meses y está en una etapa de constantes cambios tanto físicos, como emocionales. No es el bebé de antaño, pero sigue siendo muy pequeñita, aunque ella ya es consciente de que es una personita individual, y por esta razón ya no es tan sumisa como antes. 

     La manera que tienen, a estas edades, de demostrarnos que ya se van haciendo mas independientes es llevándonos la contraria, para que nos demos cuenta, y apreciemos, lo mayores que se están haciendo.Para mi este comportamiento "rebelde " es justamente eso, una manera de reafirmarse, ellos mismos, como seres individuales, al mismo tiempo que esperan que nosotros nos sintamos orgullosos, porque cada vez son mas autosuficientes. Es verdad que algunos padres ven esta etapa como que sus hijos les quieren desafiar, para ver si "se hacen con el control de la familia" ( je, je, je, exagerando un poco), pero en realidad lo único que les intentan decir es que se están haciendo mayores y que necesitan su apoyo, incluso mas que antes.

    Cómo decía al principio, con respecto a mi hija, ahora todo es mas complicado, en ese sentido. Cuando hay que ir a la calle para lo que sea, cuesta poner el pañal, ponerse la ropa, porque ahora resulta que hasta hay determinada ropa o calzado que no le gusta y no hay manera de ponérselo. Si hay que bañarse, es probable que no le apetezca, o a veces lo pide ella sin que nadie le diga nada..., en fin que ya va formándose su personalidad y creo que intentar imponerle las cosas "porque sí" tampoco es lo mejor para ella, ni para mi.

    Muchas veces los padres nos estresamos, porque es preciso estar a una hora determinada en un sitio, y vemos que no llegamos, porque nuestro pequeño no tiene ganas de vestirse, y es verdad que a veces no nos queda mas remedio que vestirlos, casi a la fuerza, porque es una cita importante, pero yo pienso que en la medida de lo posible debemos hacer caso a estos "nuevos comportamientos", en lugar de reprimirlos constantemente y pensar que nuestros hijos no nos quieren desafiar constantemente.

    El otro día leía, en el blog  "El rumor de las libélulas" (que espero que a su autora no le importe que lo cite en esta entrada), que una mamá vio a su hija jugando antes de ir a la escuela, y que esta le dijo a su mamá que lo que estaba haciendo era "muy importante", y efectivamente esta madre lo vio, y lo entendió así, y dejó que siguiera con lo que estaba haciendo, admirada por su tremenda concentración en lo que hacía. Realmente cuando un niño juega, o dice, o hace, en general la mayoría de los adultos se lo toman como "cosas de niños" y no prestan demasiada atención, limitándose a reírles la gracia y ya está, pero es que probablemente, eso a lo que juega, o dice, o hace es muy importante para ellos. Los adultos lo miramos desde nuestra perspectiva, pero ¿que pensaríamos si estamos en nuestro trabajo haciendo algo que es "muy importante", y nuestro jefe viene y nos dice, ninguneándonos, que dejemos de hacer eso y que hagamos esto otro que a él le parece mas interesante? Pues probablemente pensemos de él que es un déspota, y que no tiene tacto, como poco... Pues ahora imaginad por un momento, ¿qué es lo que pensará vuestro hijo/a, si hacéis algo similar con él/ella?

sábado, 8 de diciembre de 2012

Etiquetas que nos condicionan




Resulta que hay comentarios realizados por conocidos míos, respecto a sus  hijos, que no puedo evitar que me causen rechazo. Quizá cuando esos comentarios vienen de personas que todavía no conocen la paternidad no me rechinan tanto, pero cuando son de padres/madres, me resultan muy incómodos. Es por ello que de un tiempo a esta parte, he estado evitando inconscientemente ciertas conversaciones, y cuando alguien dice algo con lo que no estoy de acuerdo, la mayoría de las veces, me limito a reír levemente y a soltar un, "no será para tanto" o un simple,  "no sé qué decirte".

Pongo un ejemplo: Una mamá me comenta de su hijo de 18 meses, "...Uy, este niño es un trasto, no para en todo el día de portarse mal, y solo se porta bien cuando a él le conviene...", a lo que yo respondo riendo levemente, "Bueno, no será para tanto", pero en realidad lo que me gustaría decir sería, "No creo que sea eso, ten en cuenta que tu hijo no sabe lo que es portarse bien o mal, tu pequeño se limita a comportarse y ya está, lo que ocurre es que no lo hace cómo a tí te gustaría, que por lo visto es que esté tranquilito y que te moleste lo menos posible, pero recuerda que es un niñito muy pequeño, y que por ahora eso va a ser un poco difícil, así que será mejor que entiendas que deberías de empezar a disfrutar con la crianza de tu peque, en lugar de criticar sus actitudes, porque si no, tal vez, cuando crezca,  sí que puede que te haga la vida imposible de verdad". Tal vez decir esto sería un poco exagerado, pero os puedo asegurar que mas  de una vez me he visualizado soltándole algo parecido a alguna/o, pero al final no lo he hecho,  lógicamente, para no parecer desconsiderada.

         No sé si los papás o mamás que hacen este tipo de comentarios, se plantean realmente si sus hijos saben lo que es eso de portarse mal, o mas bien yo diría que afirman esto, porque  es lo que han oído decir a otras personas de su entorno, familiares y demás. Estas personas, por lo visto creen que los bebés cuando nacen ya vienen con una serie de conocimientos innatos de este tipo. Creen que a los bebés hay que ponerles las cosas claras desde el principio para que no se acostumbren, y en realidad no sé si es posible que estas mismas personas, quizá luego, tengan remordimientos por ello.

        Sé que hay mucho ya escrito sobre este tema, pero bajo mi punto de vista no es suficiente. Tal vez sí que haya que empezar a decir a esas personas este tipo de cosas en la cara, pera que vayan abriendo los ojos, y para que empiecen a tratar a sus hijos de la manera que les hubiera gustado que les tratasen a ellos en su infancia. Realmente los desconsiderados quizá sean ellos, porque no se dan cuenta que cuando comentan de su hijo que es malo, o que se porta mal, o que es un trasto, y lo hacen un día y otro, con el tiempo están condicionando a esa criatura para que termine creyéndose que eso es así.


   …Os contaré una historia:

       Había una vez una niñita de 2 años a la cual su mamá decidió llevar a la guardería. El primer día que la dejó allí fue un horror para la niña, lloró, porque se sentía sola, abandonada e incomprendida. Cuando llegó la hora del recreo, salió a un triste patio en el que ni los juguetes le daban consuelo, ya no lloraba, pero seguía deseando volver con mamá. Cuando ésta llegó, ella fue a refugiarse rápidamente en sus brazos, pero la cuidadora le hizo una seria advertencia a la mamá, le dijo que la nena se había portado muy mal y que  debería andarse con ojo, porque esa niña iba a ser problemática... Esa niña era yo. Bonitas palabras ¿no?


        Mi madre es una mujer de otra generación, y además yo he sido la más pequeña de cinco hermanos. Por circunstancias de la vida, ella nos crió prácticamente sola, así que no se le puede pedir mas. He de reconocer que soy una mujer con un carácter fuerte. De niña también lo era, pero creo que no he llegado a ser problemática, como baticinó aquella cuidadora que dió ese diagnóstico en solo una horas, pero mi madre mas de una vez, en alguna discusión madre-hija me volvía a repetir aquellas palabras. Tal vez esas palabras, que en un principio podrían parecer inofensivas, ahondaron en mi mas de lo que yo hubiera querido,  pero, por suerte, ya he empezado a curarme.

       Lo que quiero decir es que debemos de tener cuidado con los  calificativos que les damos a nuestros hijos, porque tal vez puedan condicionar su personalidad mas de lo que nos pueda parecer.

Buen día a tod@s!!!

martes, 4 de diciembre de 2012

Liebster Award

Este Premio lo he recibido de parte del Blog de una madre desesperada, a la que se lo agradezco un montón. No sé si parecerá una tontería pero pequeñas cosas como esta te pueden alegrar el día (por lo menos a mi). Recibir premios así es cómo si alguien te quisiera dar una señal, animándote a que sigas yendo en el camino en el que estás y la verdad es que eso para mi es importante. Muchas gracias de nuevo Isabel.

Estoy en un momento de mi vida en el que ciertas personas que, para mi, eran importantes están dejando de serlo, porque simplemente me han hecho entender que precisamente yo no estoy en su lista de prioridades. Entiendo que todos tenemos nuestras vidas y que también, uno mismo, ha de poner de su parte para que las amistades perduren, pero como veo que la cosa no fluye se me están quitando las ganas de seguir avivándolas a toda costa. 

He de reconocer que quizá yo no soy un ejemplo a seguir en esto de  cuidar las amistades, y creo que es una asignatura que tengo muy pendiente,   pero hago lo que puedo, y cuando siento que no se aprecia lo que hago, es como si tirara la toalla y prefiriera no seguir gastando energías. No sé si parezco egoísta. Soy una persona muy sociable, pero sé que me cuesta abrirme y llegar a ser amiga de alguien. Hay gente que considera amigos a todas las personas que conoce, pero para mi los amigos de verdad son aquellos con los que no tienes secretos (o casi ningún secreto) y con los que compartes muchas vivencias, que incluso ni tu familia conoce.

Me he enrollado un poco, como casi siempre, pero lo que quiero expresar es que cuando escribo en mi blog y encuentro comentarios de personas que no me conocen de nada, pero con los que comparto pensamientos, o que simplemente me comentan por el hecho de hacerme saber que me han leído, me llena de alegría. Personas a las que no he visto nunca, pero que comparto mas con ellas que con las que sí están en mi vida y las conozco físicamente. Creo que esto es lo bonito de este mundo 2.0, y lo que me atrajo desde un primer momento, que con una pequeña búsqueda siempre encuentras a alguien que te puede alegrar el día, y por todo ello os doy las gracias a todos los que alguna vez, por el motivo que sea, habéis perdido unos minutos de vuestro tiempo (seguro que valiosísimo) para pasaros por aquí y dejarme un poquito de vosotr@s.

Y ahora, sin mas, paso a enumerar los cinco blogs, con menos de 200 seguidores que en esta ocasión me gustaría que se llevaran este hermoso Premio Liebster Award:

- Íntimo y Personal
- Dibujos de Nube
- Buceando en mi
- Cuando llegó Lucas
- El Rumor de las Libélulas 

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Homenaje a mi perrita Julieta



Hoy va ha hacer un año que nos abandonaste. Digo que va ha hacer porque el año pasado a estas horas todavía estabas aquí, correteando por toda la casa y jugando con la peque y conmigo, incluso recuerdo que gravé un pequeño vídeo en el que jugabas a esconderte debajo de tu edredón, y nosotras te encontrábamos, cómo nos reímos aquella tarde ajenas a lo que luego te ocurriría. 

Sigo recordándote todos los días, ¿cómo olvidarte? Estuviste en mi vida alrededor de 7 años, y eras como un pequeño reflejo de mi misma. Creo que en nuestro caso se cumplía eso de que las mascotas se parecen a sus dueños... Cuántas veces saliste a correr conmigo, a mi lado, incansable, ¡con lo pequeña que eras y lo que aguantabas! Cuántos días de soledad llenaste con tu compañía, sin esperar nada a cambio. Cuando llegó el bebé pensé que tal vez lo llevarías mal, porque siempre estabas detrás y delante de mi y no soportabas que te dejara sola, pero te portaste como una campeona, empezando por el día entero que te tuviste que quedar sola en casa, cuando salimos para el hospital porque ya venía la peque. Cuando papá se pudo escapar para ir a ver cómo estabas, ni si quiera te habías hecho pipí en el suelo, y le esperabas con la misma alegría de siempre.

Tu muerte fue injusta, sigo pensando que yo tuve la culpa, pero sé que esos instantes antes de que se apagara tu vida me perdonaste, o por lo menos eso es lo que quiero creer... Todavía se me saltan las lágrimas cuando recuerdo lo que sucedió esa noche del 28 de noviembre... Fue un instante de descuido y todo se acabó para ti... Lo siento mucho, muchísimo... 

Bueno amiga, fuiste una fiel compañera, para mí es y será difícil olvidarte, por eso esta tarde he querido escribirte estas palabras, para que sepas que tu recuerdo sigue estando con nosotros, NUNCA TE OLVIDAREMOS JULIETA!!

domingo, 25 de noviembre de 2012

25-N Día internacional Contra la Violencia de Género


Antes de que termine este Día internacional Contra la Violencia de Género y por ende también de la Violencia Obstétrica, he querido recordar aquello que no debió pasar nunca, pero que por desgracia para mi marido, mi hija y para mi, sucedió, aunque por suerte nos pudimos sobreponer a todo ello, y aprender dos lecciones importantes: Una, que el estar informado hace afrontar las cosas con mucha mas seguridad, y que la experiencia vivida te hace aprender de los errores que cometiste. Aprendimos crudamente, pero hoy sé que no nos volvería a pasar.
Mi Hija y yo sufrimos Violencia Obstétrica por parte del personal del Hospital USP San Carlos de Murcia. En un embarazo sin ninguna complicación el ginecólogo al que iba me rompió la bolsa en una exploración rutinaria, casi dos semanas antes de la FPP, sin previo aviso, mediante una maniobra dolorosísima que aprovechó para hacerla en un tacto vaginal.
Pasado un día y sin contracciones de parto, empecé a perder líquido amniótico y me fui para el Hospital citado. Allí me ingresaron si apenas explicarme nada, pero en el transcurso de una hora me hicieron 4 tactos mas y en uno de ellos dijeron que me romperían la bolsa del todo porque sería lo mejor. Me dejaron toda una noche con la esperanza de que me pondría de parto, pero no fue así, y por la mañana a las 6:00 AM, me dijeron que no se podía esperar mas porque si no habría peligro para mi hija, y me indujeron el parto.
Me pusieron una vía y me inyectaron oxitocina, y en tres horas ya estaba dilata de 6 centímetros, nadie vino a decirme nada, hasta que me dijeron que me llevaban al paritorio para ponerme la epidural. Yo no la quería pero me contaron una historia para meterme miedo, y al final les dije que sí. Estando ya de 7 u 8 cm me obligaron a sentarme con la espalda muy recta y sin apenas respirar para ponerme la epidural, cuando al fin introdujeron el catéter por mi espina dorsal, me dejaron tranquila y me preguntaron si se me pasaban los dolores de las contracciones, pero aquellos no se aliviaban. Yo les dije que cada vez eran mas fuertes y decidieron ponerme mas cantidad de anestesia. Pasados unos minutos y sin que nadie me dijera que debía empujar en cada contracción me pusieron en el  "potro". Me tuvieron que llevar en volandas, porque la cantidad de Epidural había paralizado casi la mitad de mi cuerpo, fue entonces cuando vino mi marido al que no avisaron hasta ese momento (menos mal que llegó).
Me dijeron que empujara, pero como casi todo mi cuerpo estaba dormido, no sabía cómo hacerlo, y me puse muy nerviosa. Intentaba empujar, pero solo era capaz de tirar aire por la boca, el ginecólogo se enfadó conmigo y me dijo que o empujaba o me tendría que sacar a mi hija con ventosa, y al mismo tiempo oí a una matrona que decía que parecía que se me habían detenido las contracciones. Me ordenaron que empujara y lo hice como si se me fuera la vida en ello (de hecho pensé que se me iba) y mi marido dijo que veía la cabeza y por fin salió nuestra hija. La cogieron y  la pusieron en una mesa, a 2 metros de mí y mi marido, les supliqué llorando que me la dieran, que por favor me dejaran, al menos verla, pero no lo hicieron, me regañaron diciéndome que no me moviera porque me tenían que coser. Al cabo de 30 min o así me la dieron y fui feliz.
Saliendo del paritorio la matrona me dice que le dé a mi hija que se la tienen que llevar al nido, yo le pregunto que ¿por qué, es que le sucede algo? y me contesta que es el protocolo, yo le digo que no se la doy, y se va con cara de pocos amigos. De camino a la habitación no podía dejar de mirar a mi hija y ya pensaba que en cuanto llegáramos le iba a dar el pecho, pero en mitad de un frío pasillo, el celador que me iba empujando me dice que le de a la niña que se la tiene que llevar, yo vuelvo a decirle que no, incluso intenta arrebatármela de los brazos, pero yo no le dejo, la pego mas a mi. Desiste en su empeño, y al fin llegamos a la habitación, mi marido cierra la puerta rápidamente y yo estoy como en estado de shock por todo lo que está pasando, él me dice que me la ponga al pecho y yo no dudo en hacerlo, era cómo si hubiera que hacerlo así, deprisa, como que no había tiempo que perder. Mi hija se prende de mi pecho enseguida,  increíble, pero así fue, y al cabo de unos minutos vuelven a irrumpir en la habitación. Es la encargada del nido que viene a echarme una reprimenda, diciendo que se tiene que llevar a la niña, que es el protocolo, que bla, bla, pero yo le vuelvo a decir que si a mi niña no le pasa nada prefiero tenerla conmigo y darle mi calor, y que quiero darle el pecho. La enfermera sigue en sus trece, vienen mas enfermeras y al final me obligan a dársela, pero les advierto que me la traigan lo antes posible. Me dicen que lo normal es que se la lleven 2 horas o mas, pero yo les digo que me la traigan lo antes posible y se queda en 40 min, que cuento mirando el reloj constantemente. Durante esos minutos viene a la habitación el ginecólogo que me había atendido, y enfadado conmigo me dice que por qué he montado ese espectáculo, yo no doy crédito y le digo que parece mentira que teniendo esa profesión no sea mas humano y les deje a las madres que cojan a sus bebés nada mas nacer, y otras cosas que le recriminé y él se limitó a contestar que esos son menudencias, que lo importante es que madre e hijo estén bien…
Me trajeron a mi hija al cabo de los 40 minutos mencionados, pero al día siguiente aprovecharon que mi marido acababa de salir a desayunar y que yo estaba cansada y una enfermera me quitó a mi hija y me dijo que se la llevaba, que la tenía que ver el pediatra. Me la devolvieron a las dos horas, y me la trajo la fotógrafa del Hospital, en una cuna, destapadita…  A mi me extrañó que la trajera aquella mujer, pero nos dijo, que la había visto en el pasillo a ella solita y como las enfermeras decían que estaban ocupadas se ofreció a llevárnosla para que no estuviera allí solita. Yo me puse a llorar y empecé a contar las horas que me quedaban de estancia en aquel Hospital. Otras cosas mas sucedieron, nadie vino a decirnos nada sobre lactancia materna, ni de si la niña estaba bien, lo supusimos, porque tampoco nos dijeron lo contrario. Yo deseaba y pensaba que me darían el alta el día siguiente, pero volvió a pasar lo mismo, esta vez vino un enfermero a llevarse a mi hija y le supliqué con lágrimas en los ojos que no se la llevara por tanto tiempo, pero fue igual. Ahora me arrepiento de no haberles obligado a que la dejaran con nosotros, pero en aquellos momentos nos pilló por sorpresa todo aquello y no supimos cómo actuar, y para que no fuera a peor terminamos accediendo a todo lo que quisieron…. hay más en esta historia, pero creo que ya me he extendido mucho, así que solo me queda decir, ¡¡¡¡¡NO A LA VIOLENCIA OBSTÉTRICA!!!!!

Un saludo.

martes, 20 de noviembre de 2012

¿En la guardería o en casa? Día de colaboraciones.


¿Llevar a mi hija a la guardería o tenerla en casa con nosotros? Ese es un dilema que muchos padres nos hemos planteado alguna vez. He de reconocer que llegué a tener un momento de duda, pero en seguida lo tuve claro...



Si te apetece descubrir que es lo que decidimos al respecto pincha aquí para leer mi colaboración de hoy en el blog De Tú a Tú.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

La Pediatra de mi niña



Hace poco que estuvimos en la revisión de los dos años de mi hija. En un principio, sabía que no tardaríamos mucho en la consulta, debido a que la niña no ha mostrado ningún signo de que se encuentre mal o que haya algo por lo que  preocuparnos, pero desde luego tampoco me esperaba cómo transcurrió todo.

Resulta que como la cita era a las 9.00 de la mañana, la noche anterior tuvimos que variar nuestros horarios de baño y cena, para que a la peque le entrara el sueño antes.  Normalmente, se suele dormir sobre las 23.00 y se despierta  alrededor de las 9.30 del día siguiente (no duerme del tirón, ya quisiera yo), pero esa noche intentamos que se durmiera antes, cosa que no conseguimos, y terminamos durmiéndonos las dos sobre las 00.00 (tengo que aclarar que la cita fue a finales de septiembre, y todavía estábamos con el horario de verano).

El caso es que al día siguiente la desperté a las 8.00 y le costó un poquito.  Apenas tomó nada de desayuno, tan solo su tetita. La vestí medio dormida, le puse la ropa mas cómoda y fácil de quitar que encontré, cosa que no fue difícil, ya que donde vivimos, en esta época, todavía no hace frío a esas horas. 
Con carita de sueño y un pequeño peluche en sus brazos, la monté en el coche, y 10 minutos  antes de la hora de la cita, ya estábamos en la sala de espera.  Curiosamente no había nadie, y me pareció raro.

Esta era la segunda vez que la misma pediatra iba a ver a mi hija. Resulta que antes teníamos otra, pero debido a una serie de cosas que vimos en ella y la manera de proceder en sus diagnósticos, decidimos cambiar a la que la iba a ver hoy.  Antes de llegar a la sala de espera, pregunté en el mostrador de información por la consulta en donde estaba la Doctora, y me dijeron que la que había no era la titular, si no una sustituta, debido a que la titular estaba de vacaciones. Esto me sorprendió bastante, porque  es raro que una profesional programe una revisión de una de sus pacientes para cuando está de vacaciones, ¿no?

Pues nada,  que como decía mas arriba, nos encontramos la sala de espera vacía, y al parecer era con razón. No nos llamaban y cuando vi que eran las 9.15, decidí tocar a la puerta de la consulta. No suelo hacer esto, puesto que imagino que debe resultar molesto para el médico, por si aprovecha entre cita y cita para ordenar sus papeles o para lo que sea, pero en este caso, como no había nadie…
Toco, me asomo con la peque ya delante de mí, y bruscamente, la Doctora, me dice que espere, que en seguida llamaría. Me quedo con cara de tonta y cierro sin articular sonido alguno, y a los pocos minutos se oye por el altavoz el nombre y apellidos de mi hija.

Entramos, y casi sin darnos tiempo a tomar asiento me dice que para qué hemos ido, y asombrada le digo que para la revisión de los dos años. Mira el monitor del ordenador que tiene delante y exclama un ¡ah!, y desde ese momento comienza una de las citas mas surrealistas que he tenido nunca. Casi sin mirarme ni a mi ni a mi hija, me dice que le quite la ropa y cuando estoy a medias en mi tarea, que comienza a resultarme un poco difícil, porque en cuanto he cogido a mi peque y la he subido a la camilla, ha intentado por todos los medios a su alcance librarse de mi, y al ver que la cosa va en serio, ha empezado a protestar,  la Señora pediatra, abre la puerta de la consulta de par en par y me dice que vuelve enseguida.

En ese momento ya tengo a mi hija desnudita, y aunque no hace frío, me quedo estupefacta, y la cojo en brazos, porque sus protestas empiezan a ser ya algo mas serio, y porque es lo que me sale en ese momento.
La Doctora no tarda demasiado, pero yo empiezo a estar incomoda, y mi nena, obviamente, también. Me dice que la ponga en el peso, y después la mide tumbada. Intenta medirle la cabeza, pero a estas alturas mi hija ya está llorando desconsolada, entonces le dirige unas palabras, supuestamente en tono cariñoso, pero que a mi me suenan como si las dijera la “Bruja del Norte”. Acto seguido pasa a intentar obscultarla con el fonendoscopio, pero cada vez se hace mas complicado.  Por supuesto que yo estoy todo el tiempo diciéndole palabras tranquilizadoras a mi nena, y acariciándola, pero se hace difícil.  Le mira los oídos como puede, la boquita, y me dice que la puedo vestir.

Y aquí es cuando viene lo mejor. Mientras la voy vistiendo me hace una serie de preguntas rutinarias, que también voy contestando de forma mecánica, ¿come bien?, ; ¿come de todo?, ; ¿toma lácteos?, Sí, y le doy pecho; en este punto aparta la cabeza del monitor y me mira por primera vez a los ojos, prosigue levantando el tono,  ¿solo toma leche de pecho?, le respondo enseguida con sorpresa y alzando yo también la voz, pues obviamente NO, le estoy diciendo que toma de todos los alimentos, y lácteos, pero que también toma leche materna, se interrumpe su mirada y vuelve a sumergirla en el monitor y en voz mas baja e indiferente dice la leche materna ya no le aporta nada…, y lo siento, en cuanto oigo estas palabras salir de la boca de una supuesta profesional de la salud infantil, no puedo contenerme mas, y le suelto ¿Cómo que no le aporta nada? Que yo sepa la leche materna no pierde sus propiedades a medida que los bebés crecen, si no al contrario, se va adaptando a las necesidades del niño, además contiene un montón de sustancias indispensables para el crecimiento, como inmunoglobulinas, hormonas, encimas…, y la OMS estima la edad ideal de destete del niño entre los 2 y los 7 años…, después de decir esto último, y para respirar un poco me quedo callada e intento reflejar en mi cara lo que yo creo que es una sonrisa, pero debido a lo sorprendida que estoy por haber soltado todo eso, parece mas bien una mueca extraña. La Doctora me mira y también me ofrece una especie de sonrisa-mueca, y nos quedamos calladas las dos. A todo esto mi hija sin llorar pero con evidentes signos de desasosiego se remueve en mi regazo e intenta zafarse de mí.

Con todo mi aturdimiento, y dándome cuenta de que la Pediatra también está descolocada no alcanzo a nada mas que a decir, bueno, ¿ya está todo?, y ella responde un escueto .

Recogí lo mas velozmente que pude la documentación de la peque y salimos de allí mas rápidas de lo que habíamos entrado, con mi hija ya casi a dos metros por delante de mi y si mirar ni un momento atrás.

martes, 23 de octubre de 2012

Mi hija es buena persona. Día de colaboraciones


Hoy mi entrada va a estar dedicada al precioso libro “Bésame mucho”, del pediatra Carlos González. Cuando estaba embarazada, mi hermana, que ya era mamá, me recomendó este libro y otro, “Un regalo para toda la vida”,  también de este maravilloso pediatra. El segundo sí lo leí, ya que habla de la lactancia, y viene a ser como una guía, que me sirvió de gran ayuda, pero el de “Bésame mucho”, he de decir que no me convencía demasiado.
El motivo fue que cuando comencé a leerlo, me pareció como que el autor (para mí Carlos González, por aquel entonces, era un completo desconocido), quería influir en la manera de ver a mi hija. No sé por qué decidí no leerlo, y pensé, para mis adestros, que yo debía afrontar la maternidad sin ningún tipo de filtros y siguiendo, desde el primer momento mis instintos como madre, así que lo guardé junto a otros libros, sin saber si algún día lo leería.
Cuando pasaron los meses y tuve a mi hija, mi instinto maternal surgió sin mas.  Lo que al principio parecían dudas, poco a poco se fue aclarando, y fui haciendo las cosas como ese instinto, que había aflorado en mí, me decía.
Fue meses después cuando me decidí a leer esta maravilla de libro. Descubrí que mucho de lo que he ido aplicando en el día a día con mi pequeña, está en estas páginas, escritas con gran sensibilidad, claridad, empatía y humor, y por ello, me gustaría hacer un guiño a esta guía del amor, y usar uno de sus capítulos, Su hijo es buena personapara escribir esta entrada sobre  las experiencias con mi hija (de 2 añitos) y mías.

…Nuestros hijos son: Desinteresados, generosos, ecuánimes,  valientes, diplomáticos, sinceros, sociables, comprensivos, saben perdonar…
Mi hija es desinteresada
Mi niña, como la gran mayoría de niños de hoy en día, tiene un montón de juguetes en casa, a veces pienso que demasiados. Algunos se los hemos comprado su papá o yo, y otros los familiares o amigos, pero me quedo a cuadros, y apuesto a que no soy la única, cuando veo que está delante de todos sus juguetes nuevos y flamantes, y al final la ves jugando con el juguete mas paqueñito y viejo que tiene, o simplemente pasa de todo y me hecha los brazos, porque lo que mas le gusta es que su mamá (o su papá) juegue con ella, haciéndole pedorretas y cosquillas en su barriguita.
Mi hija es generosa
Cuando estamos en el parque, casi siempre nos llevamos algún juguetito que ha elegido coger ella, antes de salir de casa. Una vez allí mi hija suele ser la primera en acercarse a otros nenes, que también suelen llevar algún juguete, e intenta arrebatárselo, consiguiéndolo normalmente. Lo que suele ocurrir, es que el niño despojado de su juguete, se resiste al principio y puede que hasta llore, pero se conforma, mas o menos rápido cuando mi hija le ofrece algo de lo que lleva ella. Si nos ponemos en el lugar de nuestros hijos, y resulta que nos encontramos en el parque con una completa desconocida, que viene y nos intenta arrebatar el bolso, y lo consigue, estoy segura que ninguno de nosotros (adultos) nos conformaríamos con el suyo. Alguien dirá, es que no es lo mismo un juguetito, que un bolso, ¿y quién te dice a ti que para tu hijo ese pequeño juguete no es equiparable a tu bolso?
Mi hija es ecuánime
Es decir, mi hija no es nada llorona… El otro día estaba jugando a construir una torre con bloques de madera. Iba poniendo unos encima de otros, pero cuando llegó a 9º bloque se le cayó la torre y se puso a llorar. Mas tarde lloró mientras con su manita se rascaba por la zona del pañal, rápidamente le miré y vi que le había hecho un pequeño roce. Luego tuve que ir a comprar y la peque se quedó con papá, y también lloró, y así pudo llegar a llorar unas cuántas veces mas a lo largo del día por otros motivos similares, y diréis, pues entonces sí que es llorona…  Ahora vamos a imaginarnos lo siguiente, nada mas levantarnos recibimos una llamada que nos dice que ha muerto un amigo nuestro, mas tarde cuando nos disponemos a ir al trabajo, vemos que nos han robado el coche, cuando al fin llegamos a la empresa donde trabajamos, el jefe nos anuncia que por reducción de personal nos tiene que echar a la calle… ¿Verdad que sería un día de los mas angustioso y no pararíamos de llorar? Lo que ocurre es que los niños y los adultos no lloramos por las mismas cosas...
Mi hija es valiente
Cuando vamos al parque mi hija va probando todos los columpios que hay, y si hay varios toboganes siempre quiere repetir en el que mas alto es. La escalera del tobogán puede llegar a medir mas de dos veces su estatura, y aunque la dejo que se suba, eso sí controlando en todo momento por si pone un pie en falso, intento persuadirla para que pruebe los columpios mas pequeños, pero ella insiste e insiste con el grande. A veces hasta intenta subir con algún juguete en la mano, y todo esto sin mirar ni una vez abajo y con una sonrisa de oreja a oreja, ¿cuántos de nosotros  haríamos eso mismo si subiéramos por una escalera que midiera mas de 3 metros?... Admiro su valentía.
Mi hija es diplomática
Papá y yo estamos discutiendo, no sé exactamente porqué. Sin darnos cuenta estamos alzando la voz. La peque que nos escucha intenta llamar nuestra atención diciendo algunas palabras con su media lengua. Papá y yo, que no le hacemos mucho caso,  seguimos a lo nuestro. Ella levanta también la voz y me coge de la mano, e intenta agarrar también la de papá. La miro y me regala una sonrisa hermosa, y con su dulce vocecita exclama: ¡Bessooo!... Ahí se acaba la discusión.
Mi hija es sincera
Yo no soy partidaria de que mi hija vaya dando besos por ahí a personas desconocidas, pero el otro día estábamos en el parque, para variar, y había unas señoras que debían ser las abuelas de otros niños que andaban por allí. Mi hija se puso a hablar con una de ellas, sin parar de hacerle monerías y gracietas, a lo que la señora respondía con risas  y encantada de la vida. Cuando nos íbamos a ir, la señora, para despedirse, le preguntó a mi niña: ¿Me quieres dar un besito?, a lo que mi hija respondió con un rotundo NO. La señora puso un poco de mala cara, pero es que a mí tampoco me hubiera apetecido darle un beso… Claro, eso no se lo dije, solo me limité a poner cara como de,  ¡hay, estos niños!
Mi hija es sociable
Cuando vamos a cualquier sitio, o simplemente andamos por la calle, mi hija siempre va saludando a todo el mundo, y si la persona en cuestión le devuelve el saludo, entonces, se acerca a ella y le dice otros 3 o 4 holas mas, por si acaso, o empieza a lanzar besos al aire… Está hecha toda una relaciones públicas.
Mi hija sabe perdonar
Casi siempre que tengo que vestir a la peque y por lo que sea llevamos prisa (normalmente es culpa mía por no prepararnos con mas tiempo), ella mas se resiste a ser vestida, y mas juegos inventa para zafarse de mi. Entonces yo me voy poniendo nerviosa, porque no llegamos y se me escapa algún grito, o hay un pequeño forcejeo. Ella entonces llora, con razón, porque no entiende a qué ha venido eso, ella solo quería jugar… Minutos después, ya vestida, va tan contenta en mis brazos porque nos vamos, según ella ¡a calle!... Ella me ha perdonado sin ningún tipo de reservas.

Yo tengo muy presente que mi niña y todos los niños en general, son buenas personas de las que los adultos deberíamos aprender, y si no pensad en vuestros hijos y mirad si no reúnen todas estas cualidades y alguna mas!!!

lunes, 15 de octubre de 2012

Un pequeño relato...

De repente abrió los ojos, y sintió como la luz blanca todo lo inundaba. Apenas un segundo antes, acababa de experimentar la sensación de descenso por un túnel interminable y oscuro, en cuyo interior se escuchaba un ruido ensordecedor, y de golpe todo se vuelve silencio.

Poco  a poco esa luz blanca, va dando paso a toda una gama cromática, el azul del cielo, el blanco de las nubes, el verde de la hierba, el rojo de las amapolas... También empiezan a volver los diferentes sonidos, los pájaros cantando, el ruido de las hojas de los árboles mecidos por la suave brisa, que a su vez le envuelve de los aromas de la naturaleza.

No hace frío ni calor, y todo parece perfecto, pero él siente que le falta algo importante...

Mira a su alrededor, y solo ve un hermoso paisaje. Parece que no hay nadie mas, pero no tiene miedo, a pesar de notar un gran vacío por dentro. Comienza a caminar despacio, y va sintiéndose mejor, con mas seguridad en sí mismo, pero siente que ha de seguir buscando.

Al fin encuentra algo, ve a alguien, allá a lo lejos. Es una silueta liviana, de movimiento grácil y armonioso. se dirige hacia ella, pero de vez en cuando la pierde de vista, tapada por la alta hierba del prado, que a su vez le impide, a él, avanzar con total soltura. Al fin la hierba se hace mas baja, y es entonces cuando siente como un golpe en el pecho...

Ve una figura, que aunque se encuentra sentada en el suelo, ya se distingue perfectamente. Sigue acercándose a ella, y va sintiendo como su alma se empieza a calmar... Es a ella  a quién buscaba, y ahora no quiere apartar la mirada ni un segundo, de su menudo cuerpecito.

Lleva el pelo suelto, y en él, su diadema favorita, esa con la flor azul. Su vestidito está impoluto, de un blanco perfecto. Ella todavía no se ha percatado de su presencia, y sigue sentada de espaldas y jugando con unas piedrecitas. Él la mira y el tiempo se detiene. La brisa le da en la cara y le trae su aroma, inconfundiblemente tierno. Su corazón está tranquilo, sabe que ya nada les hará daño...

Ella gira su cabecita, y por fin puede ver su hermosa carita, que se ilumina al reconocerle...

Se funden en un tierno y cálido abrazo, y ella le pregunta: - ¿Papá, por qué tardabas tanto?, él le responde: Tranquila vida mía, ya nunca volveré a tardar...






En memoria de Un padre que perdió la vida, junto a su hijita, en un accidente de tráfico, el pasado 10 de octubre...

Que sus almas descansen en paz para siempre...


jueves, 11 de octubre de 2012

Premio Mutante x3, guardado, pero no olvidado






Hace cosa de de cinco meses recibí un Premio de Yaneth Suárez, del blog My Points Of View.
Como yo soy bastante novata en esto del mundo blogger, me sorprendió muy gratamente encontrarme un comentario de  una blogera como ella, y que encima me premiara. 

Me escribió un comentario en una entrada que acababa de publicar, "El sueño de una madre (a Caroline Lowell)", y me dejaba un enlace indicándome que fuera hasta él para ver de qué se trataba dicho premio. En seguida, con la ilusión de una niña con zapatos nuevos, copié el enlace y lo pegué en la barra de búsqueda y dí con este premio, el cual todavía no terminaba de entender. Le mandé un correo transmitiéndole mi agradecimiento, disculpándome por mi ignorancia. y por tanto, preguntándole que debía hacer con dicho Premio.  Muy amablemente me explicó en qué consistía esto del Premio, pero no me vi lo suficientemente capacitada para poder hacer uso de él y devolverlo a otros blogs, así que decidí guardarlo hasta encontrarme en disposición para ello.

Mas de cinco meses mas tarde, y con el Premio Mutante x3 en mente durante todo este tiempo  creo que ha llegado el momento de pasarle el testigo a otros blogs que por un motivo u otro he ido descubriendo en este mundo 2.0, y han sido mi inspiración durante todo este tiempo. 

A lo largo de estos meses he ido conociendo a otras blogueras increíbles  como Elma Martínez Medina, del blog Cuando olía a vainilla, Pamela de Mujer y Mamá, o Zary de La Mamá de Sara, junto con otras que ya conocía, como Vivian Watson de Nace una mamá,  Miriam Tirado de A flor de Pell, María M. de Crianza con Apego y un largo etcétera  de maravillosas mujeres que tienen mucho que decir, y sobre todo, que escribir.

Es probable que los que reciban un premio de mi modesto blog,  les pase inadvertido, porque yo no soy nada conocida en este mundillo, pero son los que considero que se lo merecen, porque son los que mas leo,  y me traicionaría a mi misma si no se los diera a ellos, así que ahí voy a lanzarme en caída libre, y sin red protectora.

Vuelvo a citar al blog que me premió y al cual le doy mi mas sincero agradecimiento;

- My Points Of View

De Yaneth Suárez, a la cual le pido mil disculpas por haber tenido guardado durante tantos meses este Premio Mutante, y paso a responder las preguntas que ella había recopilado en dicho Premio, que según la mecánica que he entendido de cómo funciona esto de los premios, me gustaría que respondieran los premiados por mi:

1. ¿Puedes elegir un/os  momento magico con tu niña?

Creo que son los momentos en los que cuando le doy el pecho a mi pequeña, nos miramos a los ojos y es como si nos miráramos por dentro, son momentos de pura conexión y comprensión para ambas, son realmente mágicos.

2. ¿Has viajado con tu hij@ a algún lugar?

Por suerte o por desgracia estamos siempre yendo de una provincia a otra, para ir a ver a la familia paterna o materna, no son viajes muy largos, pero la peque está muy acostumbrada a ir en coche y le encanta. También hemos ido a Calpe y Mojacar en verano, y hemos disfrutado mucho. Ahora estamos planeando irnos hacia el norte, concrétamente a La Coruña, son bastantes kilómetros, así que ya veremos que tal va.

3. ¿Cuál fue tu última travesura?

La verdad es que no me acuerdo, no catalogaría de travesura nada de lo que hago, y ahora que me doy cuenta quizá no es muy positivo, porque creo que aunque nos hagamos adultos hay que seguir conservando algo de cuando éramos niños, y disfrutar de esos momentos.

4.¿Cual es tu afición favorita?

Pues desde siempre ha sido el deporte, sobre todo los deportes de resistencia o fondo largo, carrera, ciclismo, natación, pero todos en general me apasionan, ahora lo tengo un poco aparcado, pero pronto volveré a retomarlo.

5.¿Cómo y cuándo te diste cuenta de que te gustaba escribir?

Desde que iba al colegio siempre me ha gustado tener un diario, para escribir en él a cerca de mis sentimientos mas íntimos, también durante mi adolescencia me gustaba escribir poemas que versaban sobre sentimientos y relatos cortos de diferente temática, lo que pasa es que muy pocas personas han leído algo escrito por mi, de hecho casi nadie de mi entorno sabe que escribo este blog!!


6.¿Cual es la cualidad que mas admiras de tu hijo?

Indiscutiblemente lo social y lo simpática que es. Yo no es que sea antisocial, pero necesito conocer mucho a alguien para presentarme tal y como soy. Ella llega al parque y enseguida conecta con niños de cualquier edad y adultos, para mi es una "Estrella", y yo soy su fan nº1.

7.¿Recuerdas cómo veías la maternidad antes de ser madre?

Uufff, pues la verdad es que ni me la planteaba, me veía como totalmente carente de instinto maternal, ja,ja,ja,ja, la verdad es que ahora ni me reconozco.

8.¿Cual es el apodo que le dices a tu hijo?

Realmente no me gusta eso de los apodos en general, me resultan algo despectivos, aunque no quiero ofender a nadie, ya que mucha gente los usa de forma cariñosa. Yo prefiero llamar a ni hija por su nombre, pero muchas veces le digo cariño, pequeña, amor, vida mía, y ese tipo de cosas.


9.¿Qué tipo de música le gusta a tu hijo?

Desde que era un bebé nos dimos cuenta que la música, en general, le gustaba mucho. A mi marido y a mi nos gusta, sobre todo, la música dance, disco, house, etc, y cuando vamos en el coche es lo que solemos llevar puesto y ella, en cuanto empieza a sonar la música, comienza a mover la cabecita con ritmo. Una anécdota: Hace poco estuvimos con unos amigos que se dedican a la música y estaban tocando en directo, dejaron que la peque tocara el teclado y la batería, y aunque lo que tocaba no dejaban de ser unos acordes desafinados, tenían mucho ritmo!! Nos lo pasamos genial!


10.¿Playa o Montaña?

La verdad es que me gustan ambas cosas, pero quizá me tira un poco mas la playa, quizá es porque me gusta mucho la época estival y siempre la asocio con la playa, pero disfruto mucho en sitios de montaña..., eso sí, en verano!!

11.¿Defiendes la guardería o la crianza en casa?

Indudablemente la crianza en casa, pienso que si hay posibilidades es lo mejor para los hijos, pero comprendo que hay muchas familias que no les queda otro remedio porque tienen que trabajar ambos progenitores, pero si no, creo que todos los niños deberían pasar al menos los tres primeros años de su vida con sus papás, hasta que su sistema inmunológico y su cerebro sean mas maduros, y puedan afrontar la separación con mas seguridad en sí mismos y siendo mas conscientes.

...Bueno y una vez contestadas, paso a nombrar los blogs premiados, que en realidad podrían ser muchos mas, pero que si vuelvo a recibir algún premio..., los nombraré!!:

Crianza con Apego
- Nace una Mamá
Amo ser "Mamá"
De Monitos y Risas
Maternarte
A FLOR DE PELL
La mamá de Sara
- ReNaciendo
tenemos tetas
cuando olía a vainilla
- Mujer y Mamá



¡Un placer conocer vuestros blogs!


viernes, 5 de octubre de 2012

Colaborando en De Mujer a Mujer

Hola, hace poco mas de un mes que vengo colaborando en un blog llamado De Mujer a Mujer.

Este blog está escrito por y para mujeres, pero si algún varón se anima a seguirlo, seguro que encontrará cosas muy interesantes... En él se tratan temas muy variados, que van desde la decoración, cocina, temas de crianza y maternidad, psicología, entrevistas, y todo desde el punto de vista de doce mujeres (por ahora), las cuales somos muy diferentes, y esto hace que este blog sea tan interesante.
Casi lo único que nos une es que todas, o casi todas, somos mamás blogeras, que ya poseemos otro blog, pero que nos sobran energías para participar en otros proyectos, y sobre todo, las fundadoras del mismo, que lógicamente son las que mas se lo curran, Elva, Yaneth, Lucía, Pamela y Zulema, y las que colaboramos, Zary, Silvia, Marta, Analia, Sonia, Mariela y yo misma.

Desde que empecé mi andadura, como colaboradora en De Mujer a Mujer, he publicado tres entradas, y me gustaría que los pocos que me seguís aquí, las leáis,  si no la habéis leído ya, y también  l@s despitados, que quizá, buscando temas relacionados con lo que yo escribo, den con este modesto blog, que es el mio, y desde que lo empecé, también es de todo aquel que lo lea.

Aquí va un pequeño resumen y el enlace de cada uno de ello, un saludo a tod@os:


"VACACIONES CON LOS PEQUES"




En pleno agosto y recién llegados de nuestras pequeñas vacaciones, hago unas pequeñas reflexiones a cerca de las vacaciones de aquellos que salimos con los peques, y mis  impresiones sobre cómo las afrontan muchos papás...





Aquí reflexionando sobre los orígenes del ser humano y de ahí nuestros comportamientos cuando somos bebés, y de lo importante que es en esta etapa no deshumanizarnos tan tempranamente....





En esta, que ha sido la última, no puedo evitar remontarme a los recuerdos, tanto físicos como emocionales, que se quedan dentro de nosotros a medida que vamos haciéndonos adultos, recuerdos que en su gran parte se los debemos a nuestros padres, y de lo importantes que son para definirnos como personas...


Espero que los disfrutéis!!!

jueves, 30 de agosto de 2012

Agitación del amamantamiento



     En mi último post os anuncié que en mi proxima entrada hablaría de un término que no es demasado conocido, pero que opino que es lo suficientemente importante, para las mamás que hemos decidido dar el pecho a nuestros hijos hasta que ellos quieran, y por eso hoy os contaré mi experiencia.

     Lo primero es aclarar que cuando me referí a este término en mi anterior post, lo denominé "Crisis de amamantamiento", lo cual fue un error por mi parte, porque su denominación correcta es "Agitación del amantamiento". Este término que en un principio puede parecer algo extraño se utiliza para denominar un sentimiento mas o menos confuso que nos ocurre a algunas mamás en un momento concreto de la lactancia, y suele ser cuando nuestros pequeños tienen mas de un año. También se da, y por lo visto con mayor frecuencia, en mujeres embarazadas que esperan a un segundo hijo y siguen dándole el pecho a el primero que, en este caso también tendrá mas de un año. Al parecer consiste en una especie de rechazo visceral hacia la lactancia, que hace que ciertos momentos, que antes eran placenteros se vuelvan angustiosos y  desesperantes, y esto puede provocar que nos lleguemos a plantear, en un principio que somos malas madres y mas tarde incluso en  el destete de nuestro hijo.

     En mi caso os contaré que esto nos viene pasando desde hace unos 4 meses, mi niña ahora tiene 23. Uno de los primeros síntomas que noté fue el hecho de sentir que me estaba quedando sin leche, y que al mamar mi niña, y no sacar lo suficiente, me hacía daño. Sabía de sobra que esto no podía ser, porque el mecanismo de producción de la leche en la mama, no contempla esta posibilidad, salvo en contadas ocasiones (agenesia, hipoplasia, problema en el eje hipotálamo-hipófisis, cirugía del seno para su reducción), y  como digo, solo sucede en un 5% de mujeres o menos, así que intentaba deshechar esta idea. Luego me di cuenta que lo que sentía no era dolor propiamente dicho, si no mas bien una molestia, que llegaba a ser desesperante y angustiosa a la vez y hacía que sintiera deseos de gritar, salir corriendo y alejarme de mi pequeña. De hecho al principio no podía evitar separarla de mi en esos momentos, lo que provocaba en ella un llanto desesperado, y en mi una gran angustia y enormes sentimientos de culpa, y en cuanto me alejaba de ella esos sentimiento desaparecían y en seguida deseaba volver a coger a mi niña y ponermela al pecho, pero de inmediato me volvía a suceder lo mismo. Proto me dí cuenta que no podía hacerle esto a mi pequeña, que no debía ser bueno para su desarrollo emocional. Llegué a llorar amargamente pensando que era mala madre y que quizá provocaría en ella un trauma para siempre, así que  me puse a buscar información en la red. .

     En seguida empecé a encontrar referencias hacia este término y como loca comencé a leer comentarios y experiencias de otras madres que estaban pasando por algo parecido. Hice consultas a grupos de lactancia, y me confirmaron que cabía la posibilidad de que estubiera pasando por esta Agitación del amamantamiento.  En una consulta a Lactando Murcia en facebook, una mamá llamada Clara, me dijo que ella también estaba pasando por lo mismo. Le pregunté si esto sería algo pasajero, es decir, que sería como una etapa mas de la lactancia, pero ella me dijo que no era una etapa (quizá en embarazadas sí, porque al parecer cuando vuelven a dar a luz y se establece la lactancia en tamdem ya todo vuelve a ser como antes, pero no siempre),  si no que mas bien serían mometos de la lactancia en los que aparece esta "agitación". Seguí indagando y también descubrí que la mayoría de las mamás que se ven afectadas por esto, y no están embarazadas, lo padecen a partir de la ovulación hasta que les viene la regla, y luego se pasa hasta el mes siguiente, y que suele ocurrir mas en las tomas nocturnas y en la posición de tumbada. Yo me quedé muy preocupada, empecé a hechar cuentas y llegué a la conclusión de que tal vez yo fuera una de esas mujeres. Dejé pasar los días y efectívamente mi ciclo era el que regulaba estos desórdenes "emocionales", y en las tomas de la noche era cando mas lo notaba. 

     Ya no podía dormir a mi pequeña en el pecho como antes, se hacía insoportable y tenía que inventarme nuevas formas para que la pobre se relajara por la noche, a si que empecé a darle largos paseos por toda la casa en el carricoche y le cantaba nanas. Luego cuando llevaba un rato dormida en el carrito, la pasaba a la cama y cuando se despertaba para tomar teta, como siempre, me aguantaba hasta que ya no podía mas y luego muy suave y bajito le decía que se soltara de la tetita de mamá. La primera vez no surgió efecto, pero a la segunda se soltó y siguió durmiendo, así que desde ese momento nuestros meses van transcurriendo así. He de decir que sigue siendo duro durante esos días y tengo que ir inventando sobre la marcha otras maneras de hacer que mi hija se suelte de la teta, que a veces van bien, pero que otras son un auténtico desastre y terminamos llorando las dos, pero veo que poco a poco lo vamos sobrellevando.

     Después de cuatro meses me estoy empezando a resignar. He puesto en la balanza el seguir con la lactancia o no, y creo que gana por goleada el seguir. Al poder dar nombre a esto que me pasa y ver que es algo "normal" dentro de lo que cabe, me hace tener mas ganas de seguir con la lactancia. Los momentos de "teta" siguen siendo hermosos, me miro y se mira en mis ojos y se me para el mundo, me acaricia la cara con sus manitas, y sigue siendo la mejor cosa que he hecho en mi vida, y esos "malos ratos" que pasamos cada mes me los tomo ya como algo que se pasa en unos días.

     También he leído consejos que dan algunas mamás al respecto, y hemos adaptado algunos a nuestra rutina de "esos días". Algo muy bonito que me dijo Clara, fue que por las noches, le dice a su niña que las tetitas de mamá están cansadas y se tienen que ir a dormir, y por lo visto su pequeña lo asume, y se despide de ellas hasta el día siguiente...

     Aquí os dejo algunos enlaces que me han parecido muy interesantes donde he encontrado otras mamás blogueras que cuentan sus experiencias con este tema, ¡¡un saludo a tod@s!!



Enlaces:
http://lactandoamando.blogspot.com.es/2012/04/la-agitacion-del-amamantamiento-y-como.html
http://www.crianzaconapego.com/2011/08/agitacion-del-amamantamiento.html
http://www.crianzaconapego.com/2012/02/agitacion-del-amamantamiento-iii.html?showComment=1346079155660#c7108527088578894804
http://blog.monitosyrisas.com/index.php/2011/07/lactancia-materna-no-interrumpida/

sábado, 11 de agosto de 2012

¿LACTANCIA MATERNA O ARTIFICIAL?

En el tema de la crianza de los hijos en general y en el de la lactancia en particular, hay cosas que sigo sin comprender. Una de esas cosas es la creencia de muchas madres de que las leche de "fórmula" es igual de buena para sus hijos que la propia leche materna. Es curioso porque he hablado con alguna madre que incluso da por sentado que a la hora de introducirle los alimentos sólidos a su pequeño no duda en afirmar rotundamente que prefiere hacerle los purés ella misma, con verduras, frutas o carnes frescas, que son alimentos naturales, y que solo opta por darle "potitos", de los que venden en cualquier super, en contadas ocasiones, pero sin embargo no duda ni un segundo en darle a ese mismo hijo, recién nacido, un preparado deshidratado a base de leche de vaca tratada químicamente, que curiosamente es todo lo contrario a lo que se podría entender como un alimento natural.



Reconozco que durante mi etapa de antes de ser mamá no me interesaba mucho nada de esto, pero cuando me quedé embarazada, aunque seguía sin preocuparme mucho el asunto, desde luego pensaba que lo mejor para el bebé que esperaba sería la leche materna, pero seguía sin descartar del todo la idea de darle leche artificial, si por lo que fuera la lactancia materna fracasaba (qué poco informada que estaba, desde luego...). Ahora bien, todo cambió cuando mi embarazo estaba ya mas avanzado. Sin apenas información, como digo,   mi instinto hizo que viera las cosas totalmente claras y sentía que debía darle el pecho a mi pequeña de forma exclusiva y a demanda, y deseché para siempre la idea de recurrir a la leche de farmacia. Debo decir que no recuerdo claramente en qué momento "vi la luz", pero sé que simplemente mi cerebro y todo mi ser ya no concebía otra forma de alimentar a mi bebé. Es entonces cuando yo me pregunto ¿cómo hay madres que piensan que la leche de fórmula es la mejor opción? y ¿qué nos han vendido para que lleguemos a creer que la leche humana no es buena? 



Resulta que también hay una creencia muy extendida de que dar el pecho es algo sacrificado, pero yo creo que es todo lo contrario. Se oyen muchas historias de pechos hinchados y dolorosos y pezones agrietados y sangrantes, pero realmente a ¿cuantas mujeres les puede suceder algo así? no creo que a muchas, en mi círculo de amistades y familia puede haberle sucedido a una mamá, y pienso que fue porque ella misma no tenía las cosas muy claras. Creo que la falta de confianza en una misma es un factor bastante importante a la hora de establecer una lactancia exitosa. En mi caso puedo decir que sin apenas haber tenido contacto en mi vida con ninguna mujer que amamantara (solo mi hermana que tiene dos hijos) no tuve dudas en ningún momento y fue un éxito desde el principio, y cada vez mejor a medida que mi pequeña ha ido creciendo. 



Por último me gustaría hacer una llamada de atención a toda esa gente que piensa que dar el pecho en sitios públicos puede considerarse algo poco apropiado. Puede ser que por esta razón también haya muchas mamás que optan por la lactancia artificial o "mixta", resulta que en una sociedad donde hacer topless en la playa, llevar grandes escotes con grandes pechos siliconados, o llevar pantalones o faldas que dejan bastante poco a la imaginación, es algo normal y que está de moda, y sin embargo se considero de mal gusto que una mamá de el pecho a su hijo en un centro comercial, un restaurante o un centro de salud..., creo que hay algo que falla, ¿no? 



Quizá estas reflexiones mías no se basen en estudios contrastados ni tengan mucho de científicas, pero ahí las dejo para que si hay alguna embarazada indecisa que se tope con mi blog, a lo mejor le hace pensar un poco, solo con eso me conformo. 

Ya os dejo hasta mi próxima entrada en la que quiero tratar un tema del que apenas se habla ni se conoce, "la crisis del amamantamiento", os espero, un saludo.